+

Adamantina

Las piedras preciosas alcanzan la perfección a través de marcadas vetas blanquecinas que toman forma sobre una base de tonalidades verdosas. La elegancia de la cuarcita refleja en los espacios una estética inconfundible, que se acentúa con la posibilidad de retroiluminar la superficie.